lunes, 21 de octubre de 2013

Tai Ji Quan o Tai Chi Chuan fue creado por el legendario Chen Wang Ting


Paciencia... Tarda en abrir.
una publicación por Club Argentino de Wushu.

domingo, 20 de octubre de 2013

jueves, 17 de octubre de 2013

Canto del mitad y mitad

Lo mejor suele ser en este mundo
descubrir lo que está entre los extremos;
el mitad y mitad, fórmula mágica
te dará mil y mil satisfacciones.
En mitad de la vida es cuando el hombre
con más fuerza y mejor se siempre siente.

Vastas esferas entre cielo y tierra.
La casa tenla entre ciudad y campo.
Tu granja entre los montes y riberas.
En una mitad sabio, en otra hidalgo,
vive a medias de esfuerzo y reposo.
Sin aislarte, no des muchas confianzas.
Procura que en tu casa haya de todo,
sin nada de ostentoso ni que imponga.
Tus criados, ni tontos ni muy listos.
Bonita tu mujer, más con mesura.

Te sentirás así mitad un Buda,
Mitad un santo que en Tao se complace.
Con medio ser regresa al padre cielo;
La otra mitad entrégala a tus hijos;
Piensa a medias en los que llamas tuyos
Y  a medias en que Dios nos pide cuentas.

Cuando te embriagues, hazlo siempre a medias;
La flor abierta a medias es más linda;
Con medias velas bogan bien las naves
Y a medias riendas trotan los caballos 

Quien pasa la mitad añade angustias,
Quien la mitad no tiene siente celos.
Si todo en nuestra vida es agridulce,
Tomarlo todo a medias es lo justo.
                                             
 Li Mi An

jueves, 10 de octubre de 2013

Moralidad de Acción: Respeto (Zun Jing)



El respeto es la base de la relación con sus padres, maestros, compañeros de estudio, otros artistas marciales, y todas las otras personas en la sociedad. El respeto hace posible una relación armoniosa. Sin embargo, el tipo más importante de respeto es el respeto a sí mismo. Si no puede respetarse, ¿cómo puede respetar a otros o puede esperar que ellos lo respeten? El respeto debe ganarse, no puede pedirlo ni exigirlo.
En China, se dice: “Aquellos que se respetan a sí mismos y a los demás también serán respetados”. Por ejemplo, si usted se desprecia y se vuelve un bribón en esta sociedad, entonces ha perdido el respeto a sí mismo. Ya que ha abusado su personalidad y humildad como un humano, ¿por qué deben respetarlo otras personas? Sólo cuando ha demostrado que es merecedor de respeto este vendrá automática y naturalmente a usted..
Recuerdo que mi abuela me contó una historia. Hace mucho tiempo una muchacha llamada Li – Li. Ella se casó, y fue a vivir con su marido y su suegra. En un tiempo muy corto Li-Li encontró que no podía llevarse bien en lo absoluto con su suegra. Sus personalidades eran muy diferentes, y Li-Li estaba enfurecida por muchos de los hábitos de su suegra, el peor de los cuales era la crítica constante.
Pasaron días, semanas pero Li-Li y su suegra nunca dejaron de discutir y pelear. Lo que hizo la situación aun peor era que, según la tradición china antigua, Li-Li tenía que reverenciar a su suegra y obedecerle cada deseo. Todo el enojo e infelicidad en la casa causaron a todos gran dolor.
Finalmente, Li-Li no pudo resistir el mal genio y la dictadura de su suegra más, así es que decidió hacer algo para remediarlo. Li-Li fue a ver a un buen amigo de su padre el Sr. Huang que vendía hierbas. Ella le dijo el problema, y le preguntó si le daría algún veneno para que ella resolviera el problema de una vez por todas.
El Sr. Huang pensó por un rato, y finalmente dijo, “Li-Li, te ayudaré a resolver tu problema, pero debes escucharme y obedecer lo que te diga”. Li-Li dijo, “Sí, Sr. Huang, haré cualquier cosa que me diga”. El Sr. Huang entró en el cuarto trasero, y volvió en unos minutos con un paquete de hierbas. Le dijo a Li-Li, “No puedes usar un veneno que actue rápido para librarte de tu suegra, porque eso haría que la gente sospeche. Por lo tanto, te he dado varias hierbas que construirán despacio el veneno en su cuerpo. Cada dos días prepara alguna carne de cerdo o pollo, y coloca un poco de estas hierbas en su plato. Ahora para asegurarse que nadie sospeche de ti cuando ella muera, debes tener mucho cuidado de actuar muy amistosa hacia ella. No discutas con ella, obedécele cada deseo, y trátala como una reina”.
Li-Li estaba muy feliz. Le agradeció al Sr. Huang, y se apresuró a la casa para comenzar el complot de asesinar a su suegra. Semanas pasaron, y meses pasaron, y cada dos días Li-Li le sirvió la comida especialmente tratada a su suegra. Ella recordó lo que Sr. Huang había dicho sobre evitar sospecha, así es que controló su temperamento, obedeció a su suegra, y la trató como a su propia madre.
Después de que seis meses habían pasado, la casa entera había cambiado. Li-Li había practicado el controlar su temperamento tanto que encontró que casi nunca se enfadaba. No había tenido una pelea en seis meses con su suegra que ahora parecía mucho más amable y más llevadera. La actitud de la suegra hacia Li-Li había cambiado, y ella empezó a amar a Li-Li como a su propia hija. Ella se mantuvo diciéndoles a sus amigos y parientes que Li-Li era la mejor nuera que se puede encontrar en la vida. Li-Li y su suegra estaban tratándose ahora tal como una madre e hija real.
Un día Li-Li vino a ver al Sr. Huang y de nuevo pidió su ayuda. ¡Ella dijo, “querido Sr. Huang, por favor ayúdeme a impedir que el veneno mate a mi suegra! Ella se ha convertido en una mujer muy buena, y la amo como a mi propia madre. No quiero que se muera debido al veneno que le dí.”
El Sr. Huang sonrió e inclinó su cabeza. “Li-Li”, dijo, “no hay nada de que preocuparse. Nunca te dí ningún veneno. Todas las hierbas que te dí eran simplemente para mejorar su salud. El único veneno estaba en tu mente y tu actitud hacia ella, pero este ha sido lavado por el amor que le diste a ella”.
De esta historia puede ver que antes que cualquiera pueda respetarlo, debe respetar a los demás primero. Recuerde, “La persona que ama a otros también será amada”.
Hay otra historia que mi abuela me contó. En China, existío una vez una familia compuesta por el padre, la madre, un hijo de 10 años, y la abuela. En todas las horas de comer ellos se sentaban juntos alrededor de la mesa. La abuela era bastante vieja. Sus manos habían empezado a temblar todo el tiempo, y tenía dificultad para sostener las cosas. Siempre que comía, no podía sostener el cuenco del arroz firme y derramaba arroz por la mesa.
La nuera estaba muy disgustada por esto. Un día se quejó con su marido, “Mi querido esposo, cada vez tu madre come derrama su comida por la mesa. Esto me molesta tanto que no puedo comer mi propia comida!” El marido no dijo nada. Él supo que él no podía impedir que las manos de su madre temblasen.
En pocos días, cuando el marido no había hecho nada para solucionar el problema, su esposa le habló de nuevo. “¿Vas a hacer algo sobre tu madre o no? No puedo resistirlo más”. Después de discutir durante algún tiempo, el marido cedió tristemente a la sugerencia de su esposa, y acordó que su madre debía sentarse en una mesa separada, lejos del resto de la familia. Cuando la hora de la cena vino, la abuela se encontró sentándose exclusivamente en una mesa separada. Y para empeorar las cosas, tenía que comer de un cuenco barato y cortado porque había dejado caer y había roto algunos otros.
La abuela estaba muy triste, pero sabía que no podía hacer nada al respecto. Comenzó a pensar en el pasado, y cuanto tiempo y amor le había dado a su hijo cuando estaba él estaba creciendo. Ella nunca se había quejado, pero siempre había estado allí cuando estaba enfermo o cuando necesitaba algo. Ahora se sentía abandonada por su familia, y su corazón estaba roto.
Varios días pasaron. La abuela todavía estaba muy triste, y la sonrisa empezó a desaparecer de su cara. Su nieto de diez año había estado mirando todo, y vino a ella y le dijo, “Abuela, sé que eres muy infeliz por cómo mis padres te están tratándo, pero no te preocupes. Pienso que sé como conseguir que ellos te inviten de nuevo a la mesa, pero necesitaré tu ayuda.”
La esperanza comenzó a crecer en el corazón de la abuela. “¿Pero que quieres que haga?” preguntó. El niño sonrió y dijo, “Esta noche a la hora de la cena, rompe tu el cuenco del arroz, pero hazlo parecer un accidente”. Los ojos de la abuela se abrieron de sorpresa. “Pero ¿por qué?” preguntó. “No te preocupes”, dijo, “déjamelo a mi”.
La hora de la cena vino. Ella estaba curiosa por lo que su nieto iba a hacer, así es que decidió hacer lo que él le pidió. Cuando su hijo y nuera no estaban mirando, recogió el viejo y barato cuenco de arroz que ella tenía para comer, entonces lo dejó caer en el suelo y lo rompió. Inmediatamente su nuera se puso de pie, lista para quejarse. Sin embargo, antes de que ella pudiera decir algo, el nieto se puso de pie y dijo, “Abuela, por qué rompiste el cuenco? ¡Quería guardarlo para cuando mi madre envejezca!”

Cuando la madre escuchó esto su cara se puso pálida. De repente entendió que todo lo que hacia era un ejemplo para su hijo. La forma en que estaba tratando a su suegra enseñaba a su hijo como devaluarla cuando ella envejeciera. De pronto se sentía muy avergonzada. Desde ese día en adelante, toda la familia comió unida alrededor de la misma mesa.
De esto, puede ver que de la manera que amamos, valoramos y respetamos a los maestros y a los ancianos es exactamente cómo merecemos ser tratados cuando seamos viejos. El amor real es algo que no puede comprarse. Respete a sus padres y ámelos siempre. Sólo entonces merecerá el respeto y el amor de sus propios niños.

Tomado de: Baguazhang, Teoría y aplicaciones,
 escrito por 
Liang, Shou-Yu, 
Dr. Yang, Jwing-Ming, 
Wen-Ching Wu.