miércoles, 31 de julio de 2013

De la enseñanza y las relaciones*


Cuando un alumno decide empezar a estudiar con otro profesor, a veces algunos profesores tratan de disuadirle, convencidos, incluso, de que no es lo conveniente para él y de que así le evitan caer en un error... Si no somos capaces de incentivar a nuestros alumnos para que investiguen y aprendan con otros docentes, ni de permitirles equivocarse para que después puedan progresar, estaremos convirtiendo nuestro sistema en algo cerrado y estancado.


El maestro que se dedica a criticar a los demás profesores o escuelas seguramente necesita que quienes le escuchan le apoyen y valoren. Es posible que, en realidad, se sienta inseguro de lo que enseña, que tenga miedo y decida competir con el vecino. Es también un problema ético: ¿quién nos da derecho a juzgar y sentenciar a otros, colocándonos para eso por encima de ellos? ¿Dónde está la humildad que tanto pretendemos lucir?

Puede también ocurrir que alguno de nosotros descubra algo interesante para la práctica del arte o para su estructuración, evolución y transmisión. Pero esto tampoco nos da el derecho de creernos superiores ni de llegar a despreciar a quienes piensan de distinta forma. Nada más alejado de lo que, en mi opinión, pretendemos conseguir con el arte. Cuando leí por primera vez el Tao Te Ching de Lao Tse, lo que más me impactó fue la insistencia en la humildad. ¿Hacia dónde vamos si en lugar de entregarnos a la práctica y su transmisión empleamos la mayor parte de nuestra energía en desvalorizar a los demás y en justificar nuestro enfoque como el único o el mejor? Lo que conseguimos así es, precisamente, desprestigiar al Tai Chi Chuan.

Otro aspecto negativo de todo esto es cuando afecta a nuestras relaciones personales. He visto relaciones de amistad de muchos años, incluso de pareja, que se han roto a partir de un desencuentro sobre el enfoque del Tai Chi. Me resulta muy triste, porque creo que, en realidad, ninguno puede aceptar que la persona a la que quiere evolucione de una manera diferente en su práctica. Cuando nos ocurren este tipo de cosas deberíamos preguntarnos si estamos entendiendo la Vía, si realmente sabemos para qué practicamos.

Todo esto es motivo suficiente para promover y aconsejar los encuentros abiertos o festivales de Tai Chi Chuan, ya que ayudan a romper barreras, quitar miedos y, sobre todo, a compartir y aprender. No seamos tan soberbios de creer que tenemos todo lo que necesitamos, abramos nuestra mente a otros enfoques. Eso sí, con un buen criterio propio para saber dónde está el grano y dónde la paja. Creo que merece la pena estar abierto y respetar los diferentes puntos de vista de nuestra práctica, evitando pensar que el nuestro es el auténtico. La duda, sin que llegue a ser obsesiva, es un buen síntoma de apertura y de búsqueda, ambas imprescindibles en nuestro camino. 
                                                                                 Desconozco el autor


lunes, 29 de julio de 2013

Postura de WU CHI

“Una de las razones por las que la meditación es un elemento de apoyo muy importante para el Tai Chi es que nos hace percibir el movimiento de la energía dentro de los meridianos, así como la estructura en la que se mueve dicha energía. La toma de consciencia de nuestra postura empieza desde la primera posición del Tai Chi, llamada Wu Chi. Comenzamos sintiendo las plantas de los pies para ver si todos los puntos de cada una de ellas están en contacto con el suelo. Seguidamente percibimos si una pierna soporta más peso que la otra o si existe alguna tensión leve en la cadera debida a que estamos más inclinados hacia un costado. Observamos si hay tensión en los hombros y si los omóplatos están curvados de tal forma que impidan que el pecho se proyecte hacia adelante. Al llegar a la cabeza, revisamos la posición del mentón y de la base del cráneo, asegurándonos de que el primero se encuentre ligeramente retraído y permita una sensación de abertura de la segunda Por último, alineamos el ángulo de la coronilla hasta sentir un ligero tirón de energía, concentrándonos en una bola de Chi sobre la cúspide de nuestra cabeza. Este tirón indica que toda la estructura se encuentra suspendida entre la fuerza Celestial (arriba) y la fuerza Terrestre (abajo).
La alineación estructural es una función natural del cuerpo humano, pero tendemos a perderla después de la infancia. La práctica de Tai Chi nos permite ajustar nuevamente nuestra postura de manera consciente y constante hasta que la alineación estructural adecuada vuelve a fomar parte de nuestro conocimiento corporal natural y dejamos de encorvarnos inconscientemente durante períodos prolongados. Este mejoramiento de la postura física se refleja de inmediato en una mejor estructura mental y emocional. La autoconsciencia que nos hace percibir la postura mal alineada también nos permite ver los estados emocionales negativos que de otra forma no notaríamos.
La buena postura es muy importante para la circulación saludable de la energía.”

 
Wuchi
Tomado del libro La Estructura Interna del Tai Chi, 2005
Autor: Ernesto Velázquez


domingo, 28 de julio de 2013

No importa donde estés


No importa donde estés,
ni lo que te digan que debes hacer.
Siempre que tengas una duda,
descansa un momento y escucha
lo que te dice tu voz interior.
No te apresures en tu camino,
ni sigas los pasos de otros.
Siéntate y descansa un momento
y escucha tu voz interior.
Esta es la voz que te busca y guía
El mejor consejo que puedes escuchar.
Trae pureza a tus sentimientos
y te da la libertad de ser realmente
La persona que quieres ser.
Recuerda: Todas las respuestas
que buscas las tienes encerradas
en tu limpia y pura voz interior.
Hacemos una vasija de un pedazo de
arcilla: y es el espacio vacío en
el interior de la vasija lo que
la hace útil.
Hacemos puertas
y ventanas para una estancia;
y son esos espacios vacíos los
que la hacen habitable.
Así, mientas
que lo tangible posee cualidades,
es lo intangible lo que lo hace útil.

                                                                     LAO TSE

viernes, 26 de julio de 2013

Perdido


..."Un hombre que conducía su auto por   
un camino solitario sospechó que había pasado por alto el sitio donde debía doblar, sospechó que iba en la dirección equivocada. Vio a un mendigo que iba andando y le preguntó:

-¿Este camino lleva a Delhi?
-No sé -respondió el mendigo.
Y el hombre le preguntó:
-¿Este camino lleva a Agra?
-No sé -volvió a repetir.
El conductor, que ya estaba irritado, se irritó aún más, y le dijo, enfadado:
-Así que no sabes mucho.
El mendigo rió y exclamó:
-Pero no estoy perdido."



Si Eres Flexible


Lao Tze


El Camino Zen


jueves, 25 de julio de 2013

Tai Chi Pang en la Jornada de Julio

  Quería recordarles, a aquellos que van a participar en la Clase Especial, en el marco de la Jornada de Práctica al Aire Libre, no olviden traer su Pang (palo corto, de 35 cm. de largo y extremos redondeados).
 

lunes, 15 de julio de 2013

¿Por qué la gente se grita cuando están enojados?

El viejo sabio preguntó a sus seguidores lo siguiente: ¿Por qué la gente se grita cuando están enojados? Los hombres pensaron unos momentos: -Porque perdemos la calma –dijo uno– por eso gritamos. -Pero ¿por qué gritar cuando la otra persona está a tu lado? –Preguntó el sabio– ¿No es posible hablarle en voz baja? ¿Por qué gritas a una persona cuando estás enojado? Los hombres dieron algunas otras respuestas pero ninguna de ellas satisfacía al sabio. Finalmente él explicó: -Cuando dos personas están enojadas, sus corazones se alejan mucho. Para cubrir esa distancia deben gritar, para poder escucharse. Mientras más enojados estén, más fuerte tendrán que gritar para escucharse uno a otro a través de esa gran distancia. Luego el sabio preguntó: -¿Qué sucede cuando dos personas se enamoran? Ellos no se gritan, sino que se hablan suavemente ¿Por qué? Sus corazones están muy cerca. La distancia entre ellos es muy pequeña. El sabio continuó –Cuando se enamoran más aún, ¿qué sucede? No hablan, sólo susurran y se vuelven aún más cerca en su amor. Finalmente no necesitan siquiera susurrar, sólo se miran y eso es todo. Así es cuan cerca están dos personas cuando se aman. Luego dijo: -Cuando discutan no dejen que sus corazones se alejen, no digan palabras que los distancien más, llegará un día en que la distancia sea tanta que no encontrarán más el camino de regreso. Namasté